EL POEMA, Y MI ALMA

Si mis ojos amanecen vidriosos cuál canicas, y mis manos frio como un tempano de hielo.

Entonces para mi la vida, ya se habrá terminado,

Mi espíritu y mi poema, ascenderan al infinito.

Yo, estaré en la mesa de un velorio, cuatro cirios, cuatro amigo, conversando mi deseso,

siendo las cuatro en punto, cuatro amigos cargaran mi negro ataúd, rumbo al sitio donde quedaran mis despojo.

naci en un mundo ocupado,
Nunca me dieron un lugar los encorbatados literatos,

Ahora soy un muerto,
Y un ramo de flores marchitadas, en la mano de mi amada,

Y sus benditas lagrimas será el último adiós…

Y yo quedaré bajo un cúmulo de tierra.

mi alma y mi poema en la tierra, ven el llanto de mi amada, el llanto de mis hijos y la tristeza de mis cuatro amigos,

poema, tu y yo siempre hermanos,
Por eso juntos en la eternidad,

ya no habrán más lluvias ni aplausos,

las únicas gotas que caerán , son los cristalinos guijarros de tu alma,

poema siempre poema,

en mis manos sobre la pluma, en el papel blanco de mi pensamiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s